Quién me iba a decir que en Europa existía un paraíso que no tiene nada que envidiar a Hawái.  Este es el caso de las Islas Azores.

La semana del 17 de septiembre me embarqué en esta aventura de la mano de 7 clientes y de nuestra experta en meteorología Mar Gómez, de Eltiempo.es para realizar el primer viaje de autor juntos: un viaje en busca del anticiclón de las Azores. Un viaje tan aventurero como meteorológico, tan sorprendente como cautivador. Y es que las Islas Azores son naturaleza y encanto en estado puro y nosotros tuvimos la suerte de vivirlo en primera persona. Por eso, os dejo lo mejor del que para mí se ha convertido en un viaje inolvidable.

mar-y-joaquin-volcan-azores

POR QUÉ ELEGIMOS LAS ISLAS AZORES

Las Islas Azores son un archipiélago formado por nueve islas fruto de una gran actividad volcánica ya que se encuentran situadas entre las placas tectónicas de América, Eurasia y África. Cada isla tiene su propia personalidad y color, ya que corresponden a etapas muy separadas cronológicamente hablando. La más jóven, la Isla de Pico, apenas llega a los 300.000 años y la más antigua, la Isla de Santa María, llega a los 8 millones de años.

Sin duda, uno de los motivos para viajar a las Azores es esta actividad volcánica, que ha hecho de las islas un destino espectacular. Los acantilados de roca volcánica, negra y porosa, combinados con laderas de gran verticalidad aterciopeladas en verde hacen las delicias de todo aventurero que las visite, que no son pocos, ya que son una parada obligatoria para todos aquellos intrépidos que están en plena expedición en barco alrededor del mundo.

mar-azores

QUÉ ISLAS VISITAMOS EN LAS AZORES

Nosotros en nuestro viaje visitamos dos de estas espectaculares islas: la Isla de Faial y la Isla de Pico por una razón de peso. Además de ser de las más atractivas, son el mejor destino del mundo para avistar ballenas y cetáceos. Un 25% de los avistamientos de estas especies se realiza en el paso natural entre estas dos islas. Es un punto migratorio para todos los gigantes del océano en su viaje hace Groenlandia o norte de Europa.

viaje-azores-cetaceos

LA ISLA DE FAIAL

Faial es una de las islas longevas y, paradójicamente, la última en sufrir una erupción de carácter importante. En 1958 explotó en el este de la isla el volcán Capelinhos creando una superficie de más de 2km cuadrados, totalmente nueva y cubriendo el faro y su estructura bajo 3 metros de ceniza. Este curioso lugar te sumerge en un contraste de paisajes espectacular, donde puedes disfrutar de las vistas de las laderas, verdes y llenas de vegetación, desde un entorno de arena volcánica donde lo único que se emerge es el cemento del faro da Ponta dos Capelinhos.

viaje-azores-faial

Cómo visitar la isla de Faial

Un tour en dos Land Rover Defender nos permitió esbozar en nuestra imaginación la formación de este archipiélago, porque, allá donde estés, siempre te encuentras bajo la mirada de un volcán, de la formación caprichosa de laderas y de espacios abiertos que no son más que el fruto de esta actividad volcánica durante millones de años. Pero sin duda el momento más espectacular, en cuanto a espacio y paisaje se refiere, fue llegar a la cima de Caldeira. Cuando los volcanes quedan inactivos, la cámara magmática se vacía y ocurre un desplome de la cima formando estos cráteres de tamaño colosal, técnicamente conocidos como calderas, de ahí el nombre del lugar. Apenas a 50 metros del punto más alto de Faial se encuentra este enclave, con un diámetro de 1’5km y una altura de 300m, Caldeira te invita a recorrer sus rutas y a descender a su punto más bajo para verte rodeado de vegetación. Desde arriba del todo, a lo lejos, se ve asomar la cima del volcán de Pico, al cual mirábamos con recelo ya que el último día nos enfrentaríamos con él cara a cara y 1.100m de desnivel, en 3km de recorrido, intimidan a cualquiera. Las vistas siempre dependían de si en ese preciso momento te lo permitían las nubes.

joaquin-coche-azores

El tiempo en las Islas Azores

Si algo no se le puede pedir a Azores es un día 100% soleado, porque las verdaderas dueñas de las cimas y de los volcanes son las formaciones de nubes. Como bien nos iba contando durante el viaje nuestra experta Mar Gómez, doctora en física meteorológica de eltiempo.es, estas formaciones llamadas cumulonimbos son parte del encanto paisajístico de las Islas Azores. El clima es, entre otras, la razón principal de este viaje. Porque seguro que a todos os suena eso de “el anticiclón de las Azores”, ¿o no? Por eso, Mar Gómez nos iba transmitiendo la importancia y peculiaridad del clima de este archipiélago, donde puedes vivir las cuatro estaciones del año en un mismo día. Y porque nosotros sabemos que las Islas Azores son un auténtico paraíso para cualquier viajero.

viaje-azores-nubes

Las auténticas habitantes de las Islas Azores

Durante nuestro recorrido comentábamos que nos sorprendía los caminos, rodeados de árboles, maleza, verde y más verde y las compañeras más fieles de todo aquel que viaje a las Islas Azores: las vacas. Estas son las verdaderas residentes, ya que casi duplican el número de habitantes. No tienen vergüenza alguna, son las dueñas y lo saben. Cuando te acercas a un grupo, levantan la cabeza y te miran fijamente como si pensaran: ¡Ey, chicas, mirad! Otro turista más que no ha visto una vaca en su vida. Lo que no sabían es que hablaban con un español y asturiano 😉

viaje-azores-vacas

Gastronomía de las Islas Azores

Dejando las vacas atrás, bajamos de la montaña a la playa en apenas minutos, como en toda isla volcánica, para encontrarnos con dos maravillas: una playa de arena negra como el carbón en la base de una montaña verde y un restaurante de auténtica comida azoreña. Y así fue cómo un grupo salió de Madrid para parar en un restaurante y comer un buen… ¡cocido! Pues sí, el plato típico es el cocido azoreño y la gran diferencia con el nuestro es que, además de no llevar ni sopa ni fideos ni garbanzos, éste se cocina durante 8h a dos metros de profundidad gracias al calor de los volcanes. Azores tiene una gastronomía espectacular, riquísima, y se basa en dos grandes pilares, sus vacas y su mar. La carne es siempre de la propia Isla y tanto el pescado como el marisco se habían sacado esa misma mañana. Después de cada excursión volvíamos ansiosos por sentarnos en una mesa y comer como cuando eras pequeño. Un consejo, preguntad siempre por el pescado del día y confiad en las recomendaciones del chef. ¡No os arrepentiréis!

viaje-azores-gastronomia

Avistamiento de ballenas en las Azores

Si existe una segunda razón de peso para haber hecho este viaje eran las salidas en busca de ballenas, delfines, tortugas, tiburones y demás inquilinos del océano. Todas las mañanas nos subíamos en una zodiac mixta de 300cv para ir en busca de estos gigantes. Tuvimos la suerte de encontrarnos en la primera salida con un cachalote macho, rozando los 18 metros de largo y las 20 toneladas. Los capitanes de las embarcaciones trabajan codo con codo con vigías que, desde la costa, con la ayuda de unos prismáticos, son capaces de identificar la clase de ballena y en qué coordenadas se encuentra solo a través de su soplido. Cuando el capitán recibía el chivatazo del vigía, la potencia del barco entraba en acción para llegar a tiempo antes de que se volviera a sumergir, ya que sus zambullidas son generalmente de 1h de duración. Finalmente después de acompañarlo durante un rato emergió su cola para volver a sumergirse en busca de sus calamares. La forma en la que se realizan las observaciones es ejemplar, está estipulada por ley, marcando una distancia mínima de 50 metros y 3 embarcaciones por animal. El respeto por el mar y la vida que habita en él es espectacular, ya que están muy concienciados de que los intrusos somos nosotros y debemos crear el mínimo impacto posible. Debido a esfuerzos como este, las Islas Azores están a la cabeza cuando se habla de turismo sostenible.

viaje-azores-ballena

Cultura ballenera de las Islas Azores

Durante los siguientes días seguimos enfocados en la cultura ballenera, saliendo al mar y visitando museos, ya que nos encontramos en un lugar donde, en un pasado, la caza de cachalotes representaba uno de los mayores ingresos a sus habitantes. Aunque se dejó de realizar esta práctica, no olvidan su pasado y están orgullosos de mostrar cómo lo hacían y que métodos utilizaban. Pensar que ocho hombres en una embarcación de madera se tiraban a la mar a por a estos gigantes es cuanto menos curioso. ¿Sabíais que el cachalote tiene el cráneo más grande de la historia de los animales?

viaje-azores-cachalote

EL GRAN RETO: CORONAR EL VOLCÁN DE PICO

Con el último día llegó el gran reto. Las 7-8 horas de excursión que nos llevarían hasta el punto más alto de la República de Portugal, el volcán de Pico. Gran parte de mi tiempo libre lo he dedicado a subir cimas de provincias, desde España hasta Austria y tengo que reconocer que llegaba bastante confiado ante lo que me iba a encontrar. 2.153 metros tampoco te parece exagerado cuando has subido cuatromiles, pues resultó ser una de las cimas más complicadas que he hecho. Fuimos 5 personas quienes subimos con gran esfuerzo. El volcán está formado por tres cráteres y alguno se hubiera quedado en el primero si no llegamos a hacer grupo y a apoyarnos los unos a los otros. Solo 3 de nosotros hicimos el último tramo para llegar a la cima, el Piquinho, la última parte fruto de la última erupción. 1.100 metros de desnivel en 3km de recorrido te obliga a tener las manos sobre el terreno para tener siempre 3 puntos de apoyo y así no perder el equilibrio, ya que una caída con ese desnivel supondría un problema. Además, el terreno es volcánico, grandes piedras porosas y sueltas que jugaban con tus tobillos a su antojo. Pero por algo el montañismo es adictivo: cuando hicimos cima las vistas y el momento que nos esperaba era indescriptible. Nos encontrábamos por encima de todas las nubes y entre los cúmulos se distinguían los verdes prados y la costa.

grupo-viaje-azores

Las vistas desde el volcán de Pico

Una vez más la suerte nos acompañó y gracias al clima pudimos avistar 5 islas: San Jorge, Graciosa y Terceira al noreste, nuestra antigua anfitriona Faial al oeste y en la que nos encontramos, Pico. Al igual que con el mar, los azoreños respetan la montaña y la protegen. Toda visita tiene que salir desde una edificación donde te fichan y mantienen el volcán con una afluencia responsable. Tal es el control que cuando el presidente de Portugal se tomó la libertad de subirlo a su aire sin fichar, recibió una multa de casi 3.000€ que nadie le evitaría de pagar. Una vez más chapó, la naturaleza y su respeto no entienden de galones ni jerarquía.

joaquin-cima-pico-azores

Qué hacer en la Isla de Pico

Un tour por la Isla de Pico nos hizo entender por qué los azoreños llaman a las islas por colores. Grutas grises, lagunas azules, verdes prados y grandes acantilados negros de piedra porosa. No nos iríamos sin probar uno de los mejores restaurantes de la isla, en la ciudad de Madalena la capital.

viaje-azores-pico

Con este último tour dábamos por zanjado el viaje. En el avión de vuelta a casa remontábamos la vista atrás y te daba la sensación de haber estado en un paraíso ficticio, de película o videojuego: tantos colores, tan intensos, la tranquilidad propia de las islas, las ballenas y las nubes por debajo de nuestros pies. Con todos los vídeos e imágenes que tenemos se podría hacer perfectamente un vídeo resumen de la vida de alguien muy aventurero, pero nosotros tuvimos la suerte de hacerlo en apenas 1 semana y sin salir de Europa. Eso sí, ya estamos preparando más viajes de autor para el año que viene. ¡Porque la experiencia ha sido increíble y queremos seguir compartiendo aventuras con vosotros! Y acabo como empecé.

Quién me iba a decir que en Europa existía un paraíso que no tiene nada que envidiar a Hawái. Este es el caso de las Islas Azores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here