Israel y Jordania, dos países vecinos repletos de tradición, historia y simbología religiosa diversas de los que no podrás prescindir en tu próximo viaje. Tan parecidos y a la vez tan distintos… caminarás entre dunas en el desierto de Judea, un paisaje lleno de contrastes que hacen de él un lugar tan singular en Israel ¡repleto de historia bíblica! Y a no muchos kilómetros de allí ¡las arenas de colores del increíble Wadi Rum! también conocido como “el Valle de la Luna”, ¿por qué será…? Viajar a Jordania sin visitar Israel es como comer en un restaurante y dejarse el postre… sírvete el menú completo y descubre todos los secretos que te esperan en un viaje a Jordania e Israel, ¡la combinación perfecta!

1. Porque conocerás dos países y tres religiones

¿Por qué limitarte a descubrir un país cuando puedes conocer dos? Ese es el primer interrogante al que debes enfrentarte si te planteas escoger un viaje combinado. Viajar a Jordania e Israel es ver a través de los ojos de Moisés y sentir con la piel de Indiana Jones; es encontrar en Israel una promesa y en las ruinas de Beida y Petra un sueño tallado en piedra y sal ¡y una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo!

monasterio-petra-jordania

Algo tiene que tener la ciudad de Jerusalén para ser considerada Tierra Santa por católicos, musulmanes y judíos. Para los cristianos la Iglesia del Santo Sepulcro fue edificada en el lugar exacto donde se llevó a cabo la crucifixión y resurrección de Jesucristo. Los musulmanes defienden que la Cúpula de la Roca es el lugar en que Mahoma ascendió a los cielos de la mano del ángel Gabriel, mientras que los judíos no encuentran en el mapa mayor refugio que el Muro de las Lamentaciones, ¡construido por Herodes el Grande!

muro-lamentaciones-israel

Jordania por su parte es un país principalmente islámico, que ve el judaísmo y el cristianismo como los pasos previos a la revelación final: ¡la respuesta de Dios a la humanidad! A pesar de que las religiones son las mismas, no todas las ciudades las viven y las expresan de la misma forma; esa es la razón principal por la que Israel sin Jordania no es lo mismo. Y a la inversa. ¡Deja atrás los prejuicios y ven a convivir con las tres religiones monoteístas del mundo!

2. Porque conocerás las dos caras del Mar Muerto

¡Date un baño en la frontera entre Jordania e Israel! A 400 metros por debajo del nivel del mar, su salinidad es tan alta que sus bordes blanquecinos se funden con la arena, dando lugar a un curioso espectáculo de colores. Experimentarás una inyección de bienestar en sus aguas ricas en minerales con las propiedades terapéuticas de un auténtico spa… ¡el más grande del mundo!

Pocas sensaciones en la vida son tan gratificantes como la de flotar sin esfuerzo ¡en el punto más bajo del planeta! Como si de un espejo se tratase, tanto del lado israelí como en la orilla opuesta del Mar Muerto en Jordania, el ritual fotográfico leyendo sobre el agua se repite. Y tú, ¿te animas a hacer la tuya o piensas sacar tu lado más creativo?

mar-muerto-jordania

3. Porque conocerás los dos montes más bíblicos

“Y subió Moisés desde la llanura de Moab a la montaña de Nebo, en la cumbre del Pisga, situado frente a Jericó; y Yahvé le mostró toda la Tierra Prometida….”

La Biblia narra cómo Moisés, tras una larga travesía, contempló la Tierra Prometida desde la cima del Monte Nebo. La altura que ofrece la montaña permite encuadrar Galilea, Jericó y el Mar Muerto ¡en un solo plano!

monte-nebo-jordania

El Monte de los Olivos, con sus espectaculares vistas de la Ciudad de David, la Ciudad Antigua y el Valle de Cedrón se alza orgulloso al norte del Monte Sión y se guarda un par de secretos bajo la manga que solo puedes descubrir si lo pisas. Allí pasó Jesús la noche anterior a sus arresto y allí derramó lágrimas por su ciudad, ¡Jerusalén!

monte-olivos-israel

4. Porque caminarás entre dunas y arena por sus desiertos

Néguev es el nombre del desierto que domina el sur de Israel, ¡comprende más de la mitad de la superficie del país! ¿Y si te digo el desierto de Judea? Seguramente te resulte más familiar por las imborrables huellas que han dejado en él a lo largo de la historia tantas civilizaciones ¡como los romanos! El desierto de Judea recoge las aguas del Mar Muerto a través de la frontera con Jordania y se encuentra muy cerquita de Jerusalén. ¡Contemplarás este espectacular paisaje natural donde aún se siente el aire impregnado de episodios bíblicos!

desierto-judea-israel

El desierto de Wadi Rum derrocha paisajes casi irreales entre sus desfiladeros y arenas de colores óxidos. Como si de un planeta lejano se tratara, este singular paraje de montañas de arenisca y rocas erosionadas con pintorescas formas es parte del plató del aventurero Lawrence de Arabia… ¡en tierras jordanas! Allí tendrás la oportunidad de hacer una excursión en 4×4, conocer la cultura de los beduinos y charlar con ellos o disfrutar de una noche de acampada bajo las estrellas

maria-wadi-rum-jordania

5. Porque podrás degustar dos gastronomías diferentes

La Tierra Prometida es toda una promesa gastronómica. El extenso recetario israelí tiene su origen ¡ni más ni menos que en las Sagradas Escrituras! Escrituras que prohíben, por ejemplo, el consumo de carne de cerdo y el de otro tipo de carnes siempre y cuando el animal no haya sido sacrificado de la manera adecuada. De Israel destaca el hummus -ese puré de garbanzos que tan bien ha encajado en las dietas occidentales- el taboule o revuelto de trigo con tomate y pimientos ¡y las aceitunas especiadas! ¡Seguro que con solo leerlo ya se te ha hecho la boca agua!

viaje-jordania-comida-tipica

Conocer la cultura de un país pasa siempre por conocer sus sabores y esto se intensifica, además, cuando dichos sabores son tan originales como los de Jordania. Y es que la cocina jordana es todo un experimento que mezcla los guisos beduinos más tradicionales con la mejor comida callejera de Ammán. Prueba el pan de pita con verduras y cordero, degusta el mejor falafel de la ciudad y no te quedes sin descubrir el asombroso aroma del zarb: ¡una auténtica barbacoa beduina cocinada en un hoyo excavado en la arena! “Sahtain wa Afiya” o, lo que es lo mismo: ¡te deseamos una excelente comida!

viaje-jordania-wadi-rum

Más de 5000 años de legado en un fascinante recorrido por los orígenes de la historia de la humanidad… Ser testigo del paso del tiempo al otro lado del Mediterráneo, descubrir la cuna de la cristiandad y los lugares donde Jesús vivió y predicó, empaparse de distintas culturas en dos de los países con mayor diversidad religiosa, ver a Petra cubierta de rojo al atardecer, conocer los testimonios de tres religiones en torno a la Cúpula de la Roca en Jerusalén, o acampar al más puro estilo beduino en el desierto de Wadi Rum ¡son razones más que suficientes para viajar a Jordania e Israel!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here