Berlín es esa clase de destino con la capacidad de no dejar indiferente a ninguno: la simbólica Puerta de Brandeburgo entre los magníficos monumentos que evidencian épocas de gran esplendor, el Museo de Pérgamo como uno de los más destacados del mundo por las antiquísimas maravillas que alberga, e historia y más historia en cada uno de sus rincones… ¡y muros! Seas el tipo de viajero que seas, no cabe duda de que encontrarás en esta ciudad un suculento bufé que te hará querer degustar todos sus encantos, claro está, ¡acompañándolo con una de sus excelentes “biere”! ¡Sí, sí! es justo lo que estás pensando… ¡si eres amante de la cerveza no podrás perderte uno de los productos estrella en tu próxima escapada a Berlín!

1. No hay ciudad más histórica que Berlín

¿Viaje a Berlín o viaje en el tiempo? Es la primera pregunta que te rondará en cuanto pongas un pie en esta ciudad… ¡el epicentro de la historia del siglo XX! 2.711 es el número de bloques de hormigón con diferentes alturas que recuerda a los judíos asesinados en Europa durante la Alemania Nazi; se conoce como el Monumento del Holocausto y es todo un memorial construido muy cerquita de la Puerta de Brandeburgo. Uno de los episodios más oscuros de la historia de la humanidad es plasmado en la Topografía del Terror, un museo al aire libre ubicado en el lugar del antiguo edificio de la Gestapo y por el cual ¡también transcurre una parte del Muro de Berlín! A todos aquellos especialmente interesados, podréis adentraros en la exposición que reúne textos y fotografías originales ¡del sistema de seguridad de Hitler!, interesante a la par que impactante…

topografia-del-terror-berlin

¡Cruzarás el punto de control o Checkpoint Charlie!, el más famoso de los pasos fronterizos del Muro de Berlín entre los sectores Este y Oeste durante la Guerra Fría. Date una vuelta por el “trendy” barrio de Charlottenburg con sus exclusivas tiendas y elegantes edificios que se remontan al siglo XIX de Bismarck y visita la Iglesia Memorial al Kaiser Wilhelm… Fue destruida durante los bombardeos de Berlín en la Segunda Guerra Mundial y ¡se ha conservado en ruinas como testimonio de la crudeza de la guerra!

check-point-charlie-berlin

2. De paseo por los icónicos monumentos de Unter den Linden “Straße”

¡Correcto! Con “straße” nos referimos a calle, y es que esta es la avenida más tradicional de Berlín al más puro estilo prusiano. Empezando por la imponente Catedral de Berlín de arquitectura neoclásica-barroca y construida en el siglo XIX en el lugar donde se ubicaba el Palacio Real de Berlín, pasarás por la prestigiosa Universidad de Humboldt donde estudiaron renombrados personajes como Einstein o Marx.

Podrás visitar el Reichstag o Parlamento Alemán, sin duda uno de los edificios más representativos, que fue construido en 1894 y sufrió dos incendios a lo largo de su historia… ¡No olvides reservar con antelación para subir a la gran cúpula moderna! Merece la pena contemplar la Puerta de Brandeburgo y alrededores ¡en su mejor plano! ¿Y la Columna de la Victoria? Construida junto al Reichstag para conmemorar el triunfo en la Guerra Franco-prusiana, está decorada con cuatro anillos de oro por las victorias sucesivas… ¡en la última los nazis la trasladaron al Parque Tiergarten!

reichstag-viaje-a-berlin

3. La Puerta a un solo Berlín y a una única Alemania

La Puerta de Brandeburgo es símbolo por excelencia de la ciudad de Berlín y tras la caída del Muro en 1989, ¡de la reunificación de toda Alemania! Durante la Guerra Fría se encontraba en tierra de nadie entre Berlín Oriental y Occidental y casi nadie podía cruzarla. Inspirada en la Acrópolis de Atenas, sufrió grandes daños en la Segunda Guerra Mundial y la escultura de la cuadriga original tuvo que ser reconstruida. Durante siglos la Puerta tuvo un significado de entrada triunfal a Berlín: ¡el mismo Napoleón pasó a través de ella victorioso!

puerta-de-brandeburgo-berlin

4. El Muro de Berlín: mucho más que una frontera

Familiares y amigos fueron divididos con la construcción del Muro de Berlín en 1961 en dos franjas separadas con la prohibición de paso de una a la otra ¡durante 28 largos años! Su caída fue uno de los hechos históricos más importantes para esta ciudad que puso fin a un período de barbarie entre el sector soviético comunista y el occidental… “Anoche el pueblo alemán fue el pueblo más feliz del mundo” fueron las palabras del entonces alcalde de Berlín Occidental.

Aunque existen otros puntos donde puedes visitar los restos del muro, es aquí donde te harás la famosa foto con la llamativa pintura del beso de Brezhnev y Honecker… Tal y como indica su nombre, la East Side Gallery es toda una galería de arte que transcurre paralela al río Spree a lo largo de más de 1km de artistas procedentes de todas partes del mundo. La mayor huella histórica del muro que sigue en pie muestra toda una transformación del mismo y es ¡la mayor manifestación de arte urbano en todo el mundo!

muro-de-berlin-viaje

5. Una escapada por los tesoros mejor guardados de Berlín

Conocida como la Isla de los Museos, en ella se concentran 5 de los más importantes del mundo ¡ni más ni menos que un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO! Inigualables joyas de la antigua ciudad de Babilonia como la Puerta de Ishtar o el Altar de Pérgamo de época helenística te dejarán boquiabierto en el Museo de Pérgamo… ¿te atreves a dar un salto al Antiguo Egipto? En el Museo Nuevo no podrás no rendirte a los encantos del elegante y misterioso Busto de Nefertiti.

Exposiciones, obras de teatro, espectáculos de todo tipo… Berlín es la ciudad idónea para disfrutar del arte y la música. ¡Es la única en el mundo con 3 óperas en funcionamiento! “Staatsoper” u Ópera Nacional en el boulevard Unter den Linden, la Ópera Cómica y la Ópera Alemana… ¿Has oído hablar de la Orquesta Filarmónica de Berlín?

museo-pergamo-viaje-berlin

6. Una arquitectura reflejo de cambios

Considerada el centro de Berlín, en la plaza Alexanderplatz podrás disfrutar de las mejores vistas desde la Torre de Televisión ¡con sus 368 metros es uno de los edificios más altos de Europa! Claro ejemplo de arquitectura contemporánea es también uno de los puntos más famosos de la ciudad. En ella encontrarás otro de los iconos más conocidos… el Reloj Mundial “Urania” ¡muestra la hora de cada franja horaria del planeta! Postdamerplatz es otro de los núcleos centrales y simboliza la regeneración del antiguo Berlín -en un área inhóspita dividida por el Muro del que aún se conservan restos- a la zona más moderna con edificios reconstruidos y altos rascacielos

¿Quieres conocer uno de los puntos más antiguos de Berlín? Date un paseo por las encantadoras callecitas del Barrio de San Nicolás a orillas del río Spree… allí se encuentra la iglesia más antigua de la ciudad ¡con cerca de 800 años! También podrás hacer una parada para degustar una de sus clásicas cervezas berlinesas ¡y comer en alguno de los más típicos restaurantes de comida tradicional alemana!

postdamer-platz-berlin

7. La contrastada huella del Berlín comunista

Treinta años después de la reunificación del “Nuevo Berlín”, en tu escapada a Berlín todavía podrás apreciar la marcada influencia soviética en la arquitectura de los edificios de la que era entonces la parte oriental… Karl-Marx-Alle es la avenida de estética comunista por excelencia en Berlín. Enseguida te darás cuenta de su marcado estilo austero utilizado como instrumento de propaganda ideológica frente al capitalista Berlín Occidental. Un detalle que llamará tu atención es el “Ampelmann”, ese hombrecillo con sombrero de los semáforos de Berlín… Su origen se remonta también a la Alemania socialista. ¿Sabías que en Berlín se puso el primer semáforo del mundo? Es de 1924 y se encuentra en Postdamerplatz, aunque el que hay hoy es solo una réplica. Como puedes ver, ¡las dos caras de Berlín aún están latentes! Y tú, ¿cuál prefieres?

viaje-berlin-sovietico

8. De escapada por el Berlín más sabroso: ¡ñam!

Una cosa más que no puedes dejar sin probar en Berlín es… ¡su comida! Si hubiera que escoger una palabra para definir la gastronomía berlinesa, esta sería multicultural. Una ciudad tan cosmopolita como Berlín con un sinfín de visitantes que han pasado por ella ha permitido que adopte culturas culinarias muy variadas, pero… ¿qué hay de los platos típicos? Entre los más populares encontrarás el “eisbein” o codillo de cerdo acompañado de chucrut y la auténtica salchicha alemana “currywurst” servida con kétchup, curry y patatas: ¡su fast food de mayor tradición! ¿Y de postre? Un clásico pastel de manzana hecho de hojaldre al que llaman “apfelstrudel” Eso sí, ¡el toque de canela que no falte!

Mucho más que una bebida… para los alemanes la cerveza es toda una cultura. ¿Eres cervecero? Pues bienvenido a tu paraíso… ¡si hasta existen los llamados jardines de cerveza conocidos como “Biergarten”! Lo único malo es que no sabrás escoger entre la infinidad de tipos que hay… Berliner Pilsner y Kindl son algunas de las más famosas ¡además de una increíble variedad artesanal!

cerveza-viaje-a-berlin

9. La cara más bohemia de un viaje a Berlín

¡Déjate llevar por una de las zonas más alternativas de la ciudad en el Barrio de Kreuzberg! Descubrirás un Berlín de gran influencia turca donde abundan los puestos de kebab y los mercadillos…  y, sobre todo, un Berlín en el que respirarás el aire más vivo y juvenil con sus chulísimas tiendas de música y de ropa vintage ¡en el barrio más de moda! Exposiciones y conciertos, centros culturales… Kreuzberg es la cuna del punk en Europa, aunque el papel protagonista se lo lleva el “street art”. Mires donde mires verás graffitis a uno y otro lado de la calle. ¡Algunos son auténticas obras de arte que ocupan fachadas enteras de edificios!

Desde luego Kreuzberg es también el lugar ideal para disfrutar de la mejor vida nocturna de Berlín: bares con auténtica personalidad, algunos de ellos extravagantes, ¡con muebles colgando del techo! y los mejores locales de música electrónica en el área que conecta con el Barrio de Friedrichshain a través del emblemático Puente de Oberbaum, donde se puede disfrutar de unas bonitas vistas del río y la ciudad.

arte-urbano-viaje-berlin

10. Excursión a la señorial Postdam, “la perla de Prusia”

En esta pequeña ciudad en los alrededores de Berlín ubicó su residencia la corte del Imperio prusiano que, en su afán por construir majestuosos palacios rodeados de amplios jardines, el Rey Federico el Grande hizo de Postdam un lugar muy especial que se ha conservado hasta nuestros días ¡y que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad! Merece la pena hacer un hueco para conocer la que era entonces capital de Prusia y pasear por el Parque de Sanssouci donde se encuentran varios palacios símbolo de la gloriosa época prusiana con el estilo italiano como modelo. La Orangerie, el Palacio Sanssouci y el Palacio Nuevo son algunos de los imprescindibles de este “Versalles Alemán”. ¿Qué te parece visitar una de las ciudades más bellas de Alemania? ¡Prepárate para descubrirla en todo su esplendor!

postdam-viaje-a-berlin

¡Descubrirla es no parar de aprender de ella! Pocas ciudades han sido testigo de tanta historia y cultura, guerra y barbarie, transformación y recuperación… Infinitas huellas plasman su pasado y combinan con un carácter moderno y juvenil que hace de Berlín la ciudad que se reinventa, pero que, a su vez, es eterna… ¡Sin quitarle el puesto a Roma, que también merece una visita! ¿Te contamos qué hacer en Roma en dos días? De momento estos son los 10 imprescindibles para tu próximo viaje a Berlín, ¡no podrás decir que no te hemos avisado de que a esta ciudad no le falta de nada!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here