Sri Lanka tiene motivos de sobra para ser conocida como “la isla de los mil nombres”. Basta con poner un pie sobre su suelo anaranjado para darse cuenta de que mil términos se quedan cortos a la hora de designar sus infinitos encantos. Los motivos por los que un viaje a Sri Lanka merece la pena los descubrirás cuando viajes; las razones ¡te las damos nosotros!

1. Para escapar del turismo y de la masificación

Sri Lanka es un territorio relativamente virgen. Su despegue como destino turístico se remonta al 2010, una vez finalizado el conflicto bélico entre cingaleses y tamiles. ¿Qué significa esto? Que en este rinconcito del mundo todavía es posible disfrutar de la naturaleza en su estado más salvaje, apreciar la belleza de las construcciones religiosas rodeado únicamente por budistas o ser el primero en descubrir una playa paradisíaca. ¡Porque un verdadero viajero sabe que, muchas veces, para acercarse a una cultura es necesario alejarse de todo lo demás!

viaje-sri-lanka-tren

2. Por su diversidad en fauna y flora

¡En Sri Lanka ninguna etapa del viaje se parece a la anterior! El paisaje cambia a cada kilómetro, modificando en su transformación las especies animales y vegetales que allí habitan. ¡Esta isla es el jardín botánico más grande del mundo! Abarca desde la densa vegetación del norte hasta las junglas tropicales del suroeste, pasando por las plantaciones de Palma, Areca y Cocotero de las zonas costeras del sur. En un país donde la diversidad geográfica es más propia de un continente que de una isla, no es raro encontrar elefantes, guepardos o búfalos conviviendo en perfecta sintonía con lagartos, cocodrilos y mariposas de innumerables tipologías y colores. Para ver leopardos, pocos parques hay que lo pongan tan fácil como el de Yala. Si viajas a Sri Lanka en busca de elefantes, ¡no puedes irte sin pasar por Kaudulla y Minneriya!

viaje-sri-lanka-leopardo

3. Por su conexión aérea e interna

¡La conectividad aérea es excelente! Y aunque no existe la opción de coger un vuelo directo, hay bastantes aerolíneas- todas ellas de prestigio-que te transportan hasta la isla, efectuando antes alguna parada en Oriente Medio. En cuanto a las distancias dentro del país: los tiempos en carretera son largos, pero acompañados siempre de fascinantes paisajes naturales y ¡no son necesarios vuelos internos!, lo que multiplica por diez la comodidad de cualquiera.

viaje-sri-lanka-avion

4. Por la amabilidad de su gente

De todas las formas posibles de amabilidad, la de Sri Lanka ¡se lleva la palma en sinceridad! Y es que su gente sonríe, sonríe mucho y lo hace con la honestidad de un niño que nunca ha sido dañado. En un país donde el ritmo de vida es mucho más lento que en Occidente, no es extraño que un desconocido se interese por tu vida tras indicarte una dirección, te pare por la calle para saber más de ti ¡o te abra las puertas de su casa para ofrecerte una taza de té!

viaje-sri-lanka-mujer

5. Para saborear el mejor té negro del mundo

Seguro que has oído hablar del té de Ceilán, que lo has visto reposando sobre la estantería de la sección gourmet de algún supermercado o que, incluso, has llegado a probarlo en alguna cafetería hípster de Malasaña. Ahora bien… ¿te has planteado alguna vez de dónde procede o cuántos kilómetros ha tenido que recorrer hasta acabar en el fondo de tu taza? ¡Deja de pensar la respuesta porque la tienes enfrente! Este té viene de la otra parte del mundo, de esa isla con forma de lágrima que un día sustituyó el nombre de Ceilán por el de Sri Lanka. Aquí, las indias tamiles recolectan las hojas de té a mano y seleccionan después los brotes más frescos para cargarlos en la espalda con la ayuda de un capazo de palma o esparto, para que resulte más sencillo trasladarlos a fábricas tradicionales donde el prensado, la fermentación y el secado se realizan de forma natural, ¡de principio a fin! Está claro que con esto no has descubierto América, ¡pero sí la parte más deliciosa de Asia!

viaje-sri-lanka-te

6. Para avistar ballenas

 Sri Lanka no solo es el país de los ceilandeses, también es el hogar de la ballena azul, ¡la criatura más grande del planeta! Si tu sueño es ver una ballena de cerca, ¡está cumplido! La playa de Mirissa, alejada del ruido y del ajetreo de la vida cotidiana es el lugar favorito de los gigantes del Índico. Además, no estamos hablando de una ballena cualquiera, hablamos de la única ballena del mundo que utiliza cuatro notas en su canto, en vez de dos. Con el mar lleno de trovadores… ¿y aún te lo estás pensando?

viaje-sri-lanka-ballena-azul

7. Para subir al Pico de Adán

 El Pico de Adán es el pico más alto de toda la isla, pero eso, ¡es lo de menos! Lo de más es el significado que esta cumbre tiene para los habitantes de la antigua Ceilán. Y es que cuentan que Buda puso un pie sobre la cima, dejando una inmensa huella grabada en ella. Lo curioso de todo esto es que esta huella no es importante solo para los budistas, también lo es para los musulmanes y cristianos que creen firmemente que pertenece a Adán y para los hindúes, que afirman con total seguridad que fue consecuencia directa del pie de Shiva. Sea como sea, lo que está claro es que sus 2243 metros de altura convierten cada amanecer sobre su cumbre en ¡un auténtico milagro!

viaje-sri-lanka-pico-adan

8. Por ser Patrimonio de la Humanidad

Ocho lugares han sido considerados Patrimonio de la Humanidad, en ”La Perla del Índico”, es lo que se conoce como “triángulo cultural”. En el centro, la ciudad sagrada de Kandy y las mesetas centrales de la isla, apuntando hacia el norte: Anuradhapura, Polonnaruwa, Sigiriya y Dambulla. Y en la zona sur, la ciudad de Galle. ¿Tienes energía suficiente para recorrerlos todos?

viaje-sri-lanka-pescadores

9. Por sus playas

No podemos dejar de lado el hecho de que viajar a Sri Lanka es viajar a un auténtico paraíso tropical. ¡Y es que sus playas de arena fina y dorada no dejan indiferente a nadie! Cierra los ojos e imagínate rodeado de palmeras, en un lugar donde el único sonido que llega es el de las olas chocando contra la orilla. ¿Acaso no es el plan perfecto? Está claro que “La lágrima de la India” te hará llorar, ¡pero de alegría!

viaje-sri-lanka-playa

10. Por sus elefantes

Todo país tiene su sello de identidad y lo primero que nos viene a la cabeza al pensar en Sri Lanka, probablemente, sea el elefante. Por eso, en un viaje a Sri Lanka se hace casi obligatorio hacer un safari en 4×4 para salir en busca de estos grandes mamíferos. Desde el Parque Nacional de Yala hasta otros más desconocidos como el de Minneriya, disfrutar de estos animales en plena libertad se convertirá en toda una experiencia.

viaje-sri-lanka-pinnawala

Como 5 motivos para viajar a Sri Lanka nos parecen pocos, ¡este año te damos 10! Te habrás dado cuenta de lo difícil que resulta limitar “Sri Lanka” a un par de adjetivos. Sri Lanka es salvaje, inabarcable, es día y noche, playa y montaña, fauna y flora…¡es la respuesta de un indeciso a todas las preguntas! Y es que viajar a Sri Lanka es dar la vuelta al mundo en menos de diez días. Ya lo dijo Marco Polo, “la perla del Índico” es y será siempre ¡la isla más bonita del mundo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here