VIRGINIA ESTEBAN

Lo que más me ha gustado de cada viaje es la gente que me he ido encontrando.

Los libros fueron los que abrieron mi mente y me embarcaron en multitud de viajes, mi cuerpo estaba entre las 4 paredes de mi habitación, pero mi mente se perdía con Sherlock Holmes resolviendo misterios, con Dumas cultivando tulipanes. Mi madre me dio ese empujoncito enviándome fuera a estudiar los veranos, y una vez que liberas el espíritu y conoces un mundo más allá, es difícil volver atrás. El espíritu aventurero está dentro y solo tienes que dejarle un hueco por el que escapar. Por mis estudios he conocido diferentes países, recorrer Nueva Zelanda en una caravana con amigos a los que conocí en el aeropuerto cambió algo en mí. Mi mayor viaje lo hice durante dos años al vivir en Inglaterra, con mi trabajo he llegado a rincones aislados, como Groenlandia. Sin duda lo que más me ha gustado de cada viaje es la gente que he ido encontrando. De cada uno de esos amigos del camino, guardo en mí la mejor parte que recuerdo de ellos, y eso es lo que me hace ser quien soy. Yo abogo por la libertad. Viaja y serás libre.